Vehiculos


INSPIRADO EN EL EDIFICIO CHRYSLER
 
El Crossfire está montado sobre una carrocería de una sola pieza diseñada con expresividad y romanticismo por el prestigioso carrocero alemán Karmann de Osnabrück, que ha dotado al coche de un aspecto más arquitectónico que el de los automóviles tradicionales. No en vano su diseño está inspirado en el edificio Chrysler de Nueva York, uno de los exponentes más relevantes del art deco. Para conseguir la línea ligera y estilizada de este coupé se utilizaron materiales nada comunes en la fabricación de coches: aluminio en la carrocería y fibra de carbono en el chasis. Su carrocería compacta ofrece un centro de gravedad bajo y una gran estabilidad gracias a la gran distancia entre ejes, asentados sobre unos neumáticos delanteros de 18" y traseros de 19" que le confieren un rendimiento realmente atlético.